La Soledad del País Vulnerable ya está disponible

Hola, os anuncio por aquí la publicación mi nueva obra:

«El país de la tradición y la modernidad». Japón acumula descripciones superficiales de este tipo, con reportajes buscando explicarlo en unos minutos manoseando las viejas visiones anquilosadas de un país eterno. No son falsas, pero son insuficientes.

El libro La soledad del país vulnerable. Japón desde 1945 busca profundizar en esas peculiaridades y en el porqué de esas diferencias en la sociedad y en la cultura. Comienza tras las bombas atómicas y su derrota en la Guerra Mundial, cuando Japón quedó reducidos a su archipiélago; sin imperio, sin apenas extranjeros en su territorio, con siete millones de retornados y apenas en alianza desigual con Estados Unidos, los japoneses se han sentido aislado, comparándose con las islas Galápagos. Lo hace a través de dos enfoque complementarios. Su primera parte está dedicada a conocer la historia de Japón tras la II Guerra Mundial, desde la primera vez que fue ocupado a lo largo de su historia, siguiendo por el sorprendente auge económico, por el aparente marasmo en torno al cambio de siglo y por el impacto del triple desastre en Fukushima -terremoto, el tsunami y el accidente nuclear. La segunda está dedicada a entender Japón desde perspectivas temáticas. Trata de los logros culturales, del sentimiento nacional, de las memorias de la guerra y de la población envejecida, pero también de la vida diaria, de la educación, del trabajo, de la ley, de la mujer, la sexualidad, la familia, del consumo, de la burocracia, de las religiones o de los suicidios. Entender Japón precisa perspectivas amplias, pero también recorrer vericuetos inesperados. Frente a la superficialidad, no hay otra solución que dedicar tiempo para poder aprender.

Ante la nueva Era que comienza en 2019 bajo el emperador Naruhito, Rodao propone aprender del país a través de su vulnerabilidad. Apenas en el año anterior a su comienzo, el archipiélago sufrió una temporada de lluvias que causó 230 muertos, una ola de calor de un mes entero que provocó cerca de 100 muertes más y un record de 57.000 personas trasladadas de urgencia a los hospitales en todo el país y el paso del mayor tifón en un cuarto de siglo. Los corrimientos de tierras y las riadas se han sucedido con los terremotos y las explosiones volcánicas a lo largo de la Historia, sin faltar tampoco la mano del hombre multiplicando los daños, como en 2011 en Fukushima. Pero tantos peligros han formado una sociedad capaz de protegerse de las adversidades que obliga a reinterpretar qué es ser vulnerable. Se tiende a calificarles sólo a los países pobres y dependientes, pero Japón recuerda la capacidad de destrucción de la naturaleza y apunta a que todos los seres humanos sufrirán intensamente las calamidades del futuro. Conviene conocer esa capacidad de enfrentarse a las fuerzas de la naturaleza, su vulnerabilidad interdependiente en la que la sensibilidad tiene su lugar. El libro muestra las reinvenciones, la temeridad y los errores de Japón, pero también que es un país precursor que ha abierto caminos por los que después han podido transitar mejor los demás.

Dispone de … páginas, donde se narra…


Podéis solicitarlo en cualquier librería.

En cuanto a la edicón, se trata de un libro encuadernado en tapa dura, que consta de 527 páginas.

Espero que os guste y podéis dejarme por aquí vuestros comentarios al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *