Naomi Osaka, el ejemplo más evidente del cambio de mentalidad en torno al mestizaje.

 

La nación ha dejado de ser un único referente y las clasificaciones por países están igualmente en declive. También en Japón, en donde la nihonjinron resulta cada vez más obsoleta para explicar cómo es y deja de ser Japón. Las fronteras han perdido importancia y los estudios culturales son cada vez más útiles para interpretar las sociedades. Si en el siglo XXI un español difícilmente puede hablar de su identidad sin referirse a Europa, el japonés tampoco puede proclamar su «japonesidad» sin mencionar los valores asiáticos. Ello, sin necesidad de recordar que Japón también está entrando en el camino irremisible de la internacionalización y que una buena parte del futuro estará a cargo de hafu y de mestizos varios, a los que preguntarles sobre identidades nacionales no provoca tanta emotividad. El público interesado en comprar esos discursos es cada vez menor. El futuro de Japón difícilmente irá envuelto en elucidaciones de exclusividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad